Nav
Sogama

Reduce Residuos: Ahorra Recursos

Versión para impresiónVersión PDF
Reduce Residuos: Ahorra Recursos. Es nuestro Reto, es nuestra Responsabilidad
Con pequeños gestos diarios, podemos contribuir, entre todos, a minimizar la generación de residuos urbanos. Con ello lograremos, no sólo importantes beneficios ambientales, sino también económicos y sociales. A continuación detallamos unos sencillos consejos con los que reducir la producción de residuos, tanto en la compra, apostando por un consumo responsable, como en la oficina y centros educativos, así como en el propio hogar.
A la hora de elegir un producto, ten en cuenta su calidad y durabilidad, así como los residuos que generan las diferentes opciones de comercialización del mismo.
Compra los alimentos teniendo en cuenta su caducidad. Planifica tu consumo.
Reduce Residuos: Ahorra Recursos. Es nuestro Reto, es nuestra Responsabilidad [pdf]
En la compra, no compres residuos
Intenta adquirir artículos que estén mínimamente envueltos. A la hora de escoger entre productos semejantes, elige aquél que tenga menos envases y embalajes.
No olvides llevar tu carro de la compra o la bolsa de lona o tela de toda la vida, evitando con ello utilizar una nueva bolsa de plástico cada vez. Rechaza las bolsas que no necesites, aunque insistan en regalártelas.
Solicita al dependiente/a que no envuelva y empaquete los productos que has comprado, salvo que sea imprescindible.
Procura comprar artículos reutilizables. Recuerda que los de usar y tirar incrementan la cantidad de residuos.
Promueve el uso de productos que vengan en recipientes rellenables.
Rechaza los consumibles (frutas, carnes, verduras) envasados en bandejas de plástico.
Acostúmbrate a adquirir artículos a granel o sin empaquetar. Piensa que el envoltorio no forma parte del producto que adquirimos y que acaba por convertirse en un residuo del que nos desprendemos inmediatamente.
En las bebidas y líquidos, opta por envases grandes, y si son retornables, mejor. Las botellas, frascos y tarros de vidrio son una magnífica opción (el vidrio es 100% reciclable).
Recuerda que comprar en grandes cantidades no sólo es más barato, sino que también permite reducir la cantidad de embalajes. Ten en cuenta que los productos en tarro familiar generan menos residuos por unidad.
Antes de realizar la compra, haz la lista de lo que necesites. Defiéndete ante las estrategias de venta de las grandes superficies (ofertas tentadoras, compras impulsivas, etc).
En la oficina y centros educativos
No desaproveches el papel. Usa siempre las dos caras de las hojas y reutiliza las impresas por un lado para borradores, tareas, comunicación informal, etc.
Da preferencia a los materiales con recambio. Es una manera eficaz de reducir, más ecológica y económica que la utilización de materiales de un solo uso.
Los papeles de imposible o difícil reciclaje (plastificados, encerados, ...) sólo deberías emplearlos cuando no exista otra posibilidad menos impactante.
Usa papel reciclado siempre que puedas. Esto aumentará su demanda contribuyendo a su mayor producción y, en consecuencia, a la preservación de recursos naturales.
Utiliza tu propio vaso o taza y evita el uso de desechables.
En el hogar
Usa trapos de cocina en lugar de rollos de papel, y utiliza pañuelos de algodón en lugar de pañuelos de papel.
Con los restos de las comidas y un poco de imaginación, podemos preparar atractivos menús, evitando que acaben en el cubo de la basura.
Adquiere pilas recargables en lugar de las convencionales.
Respecto a las cosas que ya no usen los miembros de la unidad familiar, debemos procurar que alguien las reciba. Recuerda que con muy poco puedes hacer más fácil la vida de otros.