“La economía circular es mucho más que las tres erres”

Versión para impresiónEnviar a un amigoVersión PDF
22.12.2015

•Así se pronunció Carlos Martínez Orgado, Presidente de Honor de la Fundación para la Economía Circular, en una entrevista concedida a EsRadio Galicia, donde clarificó, desde una perspectiva divulgativa, el alcance de la economía circular, entendiéndose ésta como un nuevo concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad y a través del cual se promueve la producción de bienes y servicios con menos recursos.

•Recordó que estamos despilfarrando muchos recursos contenidos en los residuos en forma de materias primas y energía, por lo que el objetivo último de la economía circular no es otro que “hacer más con menos” a través de un criterio Multierre, siendo la prueba final de su éxito el vertido cero.

•Asimismo, se refirió al nuevo paquete europeo de economía circular como una comunicación asociada a un plan de trabajo para desarrollar una serie de normativas vinculadas, por ejemplo, a la obsolescencia programada, estableciendo igualmente modificaciones a las directivas de vertido y envases.

Cerceda, a 22 de diciembre de 2015.- En declaraciones a EsRadio Galicia, el Presidente de Honor de la Fundación para la Economía Circular, Carlos Martínez Orgado, explicó la esencia de la economía circular desde una perspectiva divulgativa, definiéndola como un concepto económico nuevo que se interrelaciona con la sostenibilidad y que promueve la producción de bienes y servicios con menos recursos, propiciando de esta forma el cambio de una economía lineal, en la que se extraen recursos de la naturaleza, a otra circular en la que se combinan los ciclos de los productos con los de los materiales, la energía y el agua.

En todo caso, y tal y como indicó, este concepto figura dentro de las estrategias emblemáticas de la Unión Europea, encaminándose hacia la búsqueda de la eficiencia en el uso de los recursos para el año 2020 y siguientes. Se trata, aseguró, “de hacer más con menos”, siendo la prueba final de su éxito el vertido cero. Para ello concedió especial importancia al ecodiseño, propiciando que los materiales duren más, que se puedan recuperar y, en su defecto, reciclar o valorizar energéticamente.

CRITERIO MULTIERRE

En este escenario, indicó que la economía circular es mucho más que las tres erres, toda vez que apuesta por un criterio Multierre que contempla la necesidad de repensar los productos a fabricar para que duren más; el rediseño; la reproducción de los mismos con menos recursos, bien sean materias primas, agua o energía; la reparación; la redistribución; la reducción; la reutilización; el reciclaje; y la recuperación energética de lo que haya sobrado.

Respecto al nuevo paquete europeo de economía circular, hecho público el pasado 2 de diciembre, manifestó que se trata de una comunicación que tiene un plan de trabajo para desarrollar una serie de normativas vinculadas, por ejemplo, a la obsolescencia programada, exigiendo que cuando alguien ponga en el mercado un producto nuevo dé a los compradores garantías de acceso a piezas de recambio, especificando cuánto tardarían en repararse, así como el coste. Establece igualmente una serie de modificaciones a las directivas de vertido y envases.

“DE “USAR Y TIRAR” A “TIRAR Y USAR”

Martínez Orgado entiende que debemos cambiar la filosofía de “usar y tirar” por la de “tirar y usar”. Y si bien apuntó que estamos avanzando en el ámbito del reciclaje, reconoció que queda mucho por hacer. “En España se recicla el 38 por ciento de todos los residuos municipales y tenemos que llegar al 50 por ciento dentro de 5 años y al 65 por ciento en 2030. Resulta evidente que se trata de un objetivo complicado, haciéndose necesario cambiar hábitos y costumbres”.

Recordó que estamos despilfarrando muchos recursos contenidos en los residuos en forma de materias primas y energía, y apuntó que la Comisión Europea va a publicar también un informe sobre la energía obtenida a partir de los desechos que puede servir en gran medida para evitar el uso de combustibles fósiles, con un nivel de suministro y aprovisionamiento que no dependería de otros países, toda vez que la fuente de energía la tendríamos al lado de nuestra casa.

Saludos, Departamento de Comunicación